Si tienes instalación de gas en tu domicilio bien a través de un instalador autorizado de gas en Fuenlabrada o bien con la propia empresa suministradora de gas, tendrás la obligación de pasar la inspección periódica obligatoria, que es cada cinco años.

En esta inspección obligatoria se revisa el funcionamiento y la estanqueidad de toda la instalación de tuberías, llaves y gomas, observando su estado de conservación. Además, si el contador está dentro de la vivienda, se comprobará la estanqueidad del mismo.

La empresa distribuidora de gas debe enviarte un comunicado antes de realizar dicha revisión. En ese momento es cuando puedes decidir si hacerla con tu empresa distribuidora o con un instalador autorizado de gas en Fuenlabrada habilitado para ello. Si optas por la segunda opción, tendrás que estar pendiente de que se envíe toda la documentación a la suministradora para anotarlo en tu ficha de cliente. En caso contrario, enviarán a su propio personal para realizar la inspección. Para ello, siempre avisarán unos días antes a través de correo postal indicando la fecha en la que pasarán. Nunca debes dejar entrar a nadie que no esté identificado.

Los gastos son obligatorios de pagar pero no tendrás que hacerlo en mano de los inspectores en tu domicilio, sino que siempre tendrás que abonarlos a través de la factura de gas de la compañía comercializadora. En el caso de que hayas elegido la opción de hacerlo con una empresa autorizada, ellos se encargarán de gestionar el pago y pasárselo a la comercializadora.

En el caso de que se detecten anomalías, si no pueden arreglarse en el mismo instante, se cortará el suministro de gas y se precintará el tramo donde se encuentre el fallo, bien en la instalación o la propia caldera.

Desde APM Soluciones Energéticas esperamos que esta información te sirva para futuras inspecciones en tu hogar.